viernes, 17 de agosto de 2012

Jugando a ser Capo

Efectivamente, cuando uno habla de Línux, tiene que saber que no está hablando de cualquier sistema operativo, sino que se refiere AL SISTEMA OPERATIVO.
Línux es el único sistema operativo que realmente respeta nuestros derechos, sin embargo es pobremente valorado, y sus magnificentísimas ventajas relucen en la ignorancia multitudinal y colectiva. La gente, no pudiéndose adaptaser a Línux, prefiere un Windows falsificado, o bien uno que venga por defecto en el disco duro de una baratija en oferta. Sin embargo a quienes aún conservan Windows & Linux juntos, no recomendamos desprenderse de su sistema operativo restrictivo por el momento. Pese a que sea indignante, y aunque aspiremos a la libertad, no llegaremos completamente a ella por el pesado yugo que significa este mal de acarreo. Quien usa exclusivamente Línux, y quien a toda costa evita los oropeles defectuosos de Bill Gates, debe ser una persona sagaz y altamente capacitada. Línux vive una guerra de compatibilidad, y lastimosamente estamos más a la defensiva, que a la vanguardia ofensiva.


Penoso, pero cierto. Y tal como decía Albert Einstain, el peor error consiste en no aprender de las falencias pasadas. Si lo dejas pasar, se va. Si no lo corriges, empeora.
Es una grave omisión que: pudiéndose Linux adquirir gratuitamente por internet, y con el aval del copy-left (y no del copy-right) y contando con la posibilidad de ser desarrollado por un sinnúmero de programadores (Pues Código Abierto significa que TODOS podemos acceder al Código Fuente Estructural, corregir, mejorar, adherir y compartir tu grano de arena en pos de los beneficios prácticos-empresariales, y en favor de la humanidad) Línux tiene mejor plataforma que cualquier otro sistema operativo (Siendo sólo Mac OS  un competidor "medianamente digno")
El pingüino está provocando vértigos y estragos a los "feudatarios de la informática": de a poco derriba los grandes emporios del separatismo, y de la restricción intelectual (Esperemos que Microsoft y Apple no se den por aludidos).
Nuestro lento crecimiento (en comparación a los Sistemas Operativos de PC contendientes) deja en solfa la presunción de la supuesta cordura humana, de la cual tanto nos jactamos. Las controversias son habituales y cotidianas, tanto que todo camina de revés en este planeta de simios.
Vale recordar que esto mismo lo expresó indignado alguna vez Linus Torvalds: "comencé Linux como un sistema operativo para escritorio y es la única área que Linux no ha conquistado. Eso me molesta increíblemente"
Pero dejando de lugar esta introducción un poco nefasta, hago exhortación a los usuarios de Línux, para que valoren cada día más el trabajo que se realiza en pos de la libertad. Y aunque ocupemos un ránking nada merecido, pues debemos apostar por más, difícilmente dejaremos de ser una cultura linuxera, pues Línux es una pasión y un deber que se siente hasta los tuétanos.
Gracias al cielo no todo podía ser negro, pues los procesos aleatorios de la vida nos dicen que con persistencia constante, tarde o temprano se dispara al blanco. Aunque estés en África, si persistes en apuntar metas continuas darás al gringo tarde o temprano.
ANDROID, y UBUNTU son por el ahora los bastiones de esta creciente entronización "robot-tuxi". El pingüinito y el robot, respaldados por una mega-legión de zombies enajenados y soñadores, han hecho posible este gran acontecimiento. Google, y Canonical tienen sus respectivos méritos.
Linux ha dominado los teléfonos móviles y teléfonos inteligentes, y Android es ahora la peor pesadilla de la manzana podrida de Cupertino, la cual se ve en un desfalco tremendo, desde que Steve Jobs decidió que tomaría unas vacaciones. Ahora a éste lo miran como un héroe, mas así como tiranos de esta estirpe cuentan con admiradores, la otra cara de la moneda nos deja ver que también Richard Stallman y Linus Torvalds se vuelven en los actuales gurúes de nuestra libertad informática.
No hace mucho Linus Torvalds recibió el apremiado Millenium (casi un Nóbel tecnológico) junto con el médico japonés Shinya Yamanaka, otorgado por la Academia Tecnológica de Finlandia.
Sólo sabrá el de arriba por qué Linus Torvalds lució, poco después de su galardón, su flagrante dedo medio contra Nvidia y sus drivers. Las respuestas de Nvidia no se hicieron esperar, quienes aclararon los entreveros manifestando que ellos sí proveían soporte a sus controladores (lo cual yacía en pugna), mas no liberarían su código fuente, ya que querían tener el monopolio sobre la GPU.
Pese a que no haya escritura de sus controladores a lenguajes legibles, ya que están encriptados por los mismos plenipotenciarios. Nvidia tuvo que reconocer, no hace mucho, que Linux (aunque usted NO lo crea) demostró tener un mejor rendimiento para gráficos y juegos densos con su plataforma de OpenGL. No bastó con que tuviese una inmunidad natural, contra la mayoría de virus, sino que ahora supera en lo sumo a Windows, y a MAC en los campos de la lúdica y el entretenimiento.
Directx 11 está quedando en el pasado, frente a la tecnología colectiva. Tanto es así que actualmente las grandes industrias y corporaciones del entretenimiento están transcribiendo los formatos y adaptando las compatibilidades, pues no parecen tener mucha fe en el próximo lanzamiento de coloso informático: Windows 8.
En mi opinión personal, me atrevo a destacar que el sistema que está por lanzarse, parece muy tentador y prometedor. Y hasta yo sufro de "debilidades" por probarlo...
Lastimosamente hay que reconocer que Microsoft es un poco más cuidadoso al lanzar interfaces de softweres que Linux (donde usualmente se hacen réplicas de los mismos softwares en vano, cambiando sólo las etiquetas y algunos entornos gráficos).  Mas tampoco olvidemos a Windows Millenium, ni a Windows Vista, asesinos seriales en conjunto, pues mataron casi tantas máquinas, discos duros y empresas, como personas se mata en el mundo. Una gran cantidad de ventas fue llevada a la perdición. Fueron millones de dólares directo a la basura.
Sin embargo, pese a que la tasa de falencias en Linux era mucho mayor que la de Windows, por la cantidad de bugs, conflictos entre dependencias, y librerías, esto se ha mitigado con severa celeridad. Las falencias en el software del finlandés se corrigieron con suma rapidez, mas los mismos retazos que hoy en día soporta Windows por causa de los virus parecen inmortalizarse en el mismo. Linux ha superado etapas trascendentales, pero aún le falta la compatibilidad.
Cabe resaltar que los virus existieron desde antaño en los softwares privativos de Microsoft, mas ahora y sólo ahora, tanto Mac, como Línux empiezan a sufrir algunos taque serios por parte de comandos maliciosos. Cabe resaltar que Mac ya a sufrido como consecuencia de "virus troyanos", más el pingüino sigue duro como el témpano ante amenazas como éstas.
Demostramos ser más robustos que nunca, quienes gozamos del SO libre. La gran diferencia entre Linux, es que las pérdidas son menores que las ganancias. Su ventajosidad es en lo sumo superior, y esto radica en que no hay que comprar licencias, ni herramientas indispensables como las de ofimática.
MAC vino a ser el Cristo-redentor de la informática, cuando Windows iba de a pique con sus fracasos, pero se olvidó de alguien más peligroso: Línux.
Investigando un poco más, me encontré con que si bien Linux es superior en programas de alta envergadura gráfica, la MAC corre mejor con programas de trabajo. Mas la diferencia no es mucha.
Tanto Apple, como Linux cometen un error: ambos son muy adelantados para su tiempo.
Linux verá su mayor tasa de crecimiento, a medida de que la gente entienda qué es la cooperación de nubes. Mientras: la manzana agusanada, y los vendedores baratijas y softwares encriptados seguirán haciendo ventas por montón, y bancándose con ganancias exuberantes.
La Surface de Microsoft, y la MacBook Air Pro son pruebas tangibles de lo que hablo.