domingo, 2 de septiembre de 2012

Anécdotas de un Estudiante de Ingeniería en Informática de Primer Semestre.

¿En qué me metí? Aún me lo pregunto, mas con menos de un mes dentro de la materia, creo que es demasiado tarde para preguntarse por algo tan irrisorio.
Según mi libro, me metí en una materia que busca administrar la información de manera automática y racional, por medio de procesos algorítmicos, conocimientos de cómputo, electrónica y lenguajes de programación.
Según mi universidad, sólo estoy en una carrera que durará algo así como cinco años, en la cual permaneceré cada vez que pague la mensualidad, y siempre que sea un buen vasallo de los dictámenes del profesorado.
Según mis padres... estoy en lo que me interesa, y que mientras más rápido termine, podré casarme, tener párvulos y vástagos, y vivir en constante dependencia y esclavitud del sistema subyacente.
Según el Estado, mientras más altas sean mis ganancias, más deberé trabajar para que me roben con los impuestos.
Según el mundo y los demás... creo que ni figuro, mientras más consuma y trabaje para ellos, mejor.

No se podía ser menos realista... Pero vayamos al grano: Estoy aquí, tecleando como un zombie autómata. Es el año 2012, día sábado 19 de Agosto, con 3 horas y 46 minutos de la mañana.
Soy yo y mi ordenador. Esperanzado en que alguien me lea cavilo por tener un vasto público que aprecie mis escritos (el sueño de todo blogger) y quizá deseando tener algunos ingresos que me ayuden a pagar mis estudios, y libros didácticos e instructivos ¿Quién sabe? Pero nada de esto hago sin antes pensar en el software libre, la libertad, el cooperativismo, y el altruismo hacia los demás. Escribo no sólo con el fin de aportar a una página que me ha sido designada, sino también por la lealtad que debo a mis queridos compañeros, quienes han confiádome tan honroso menester y tan laboriosa empresa.
 Yazgo apostando acá el todo por el todo, quemándome las pestañas y sudando gotas de sangre sofocantes, como consecuencia del infernal calor paraguayo.
Estoy estudiando ingeniería en informática en el país donde la tecnología poco o nada importa, donde se tiene una de las tasas tarifarias del pago de internet más altas de sudamérica, mientras que Brasil y Argentina nos imposibilitan la vida de tope a mote y de cabo a rabo cobrándonos cada litro de aire que respiramos...
Donde empresas como Tigo, y el Ministerio de Educación y Cultura (empresa con fines de lucro, aunque no lo digan) hacen sus campañas de donación de computadoras (para carenciados escolares) con sofwares privativos y obsoletos, repartiendo "igualdad de sumisión para todos", como decía Richard Stallman por algo parecido que se hizo en Argentina.

Donde Itaipú Binacional hace sus campañas infructuosas de uso de software libre, y paradójicamente éstos usan como SO Windows 7... siendo lo único libre sus programas de ofimática. Pero ello es controversial, puesto que ni los mismos creen en lo que hacen, ya que gritan por retornar al indiscutible líder de las oficinas: Microsoft Office (2003, 2007, 2010)
Pareciera que la pobreza no sólo es material, sino mental e ideológica en el campo comercial paraguayo. Parece más fácil comprar licencias espurias, por más de cien o doscientos dólares c/u, que contratar una cuadrilla de programadores que mejoren el código fuente, para funciones específicas. Lo peor no es que la "ofimática libre" no cumpla expectativas, como ciertas veces se afirma, sino que una gran mayoría no hace un sacrificio por reconocer sus bondades esenciales, ni por contrastarlas contra las porquerizas patentadas de Microsoft.
Las empresas buscan futuro, donde no hay futuro..
http://www.pti.org.py/csl/images/stories/libreoffice1-500x350.jpg
http://www.pti.org.py/csl/images/stories/libreoffice3.5.png
Pero, como ingeniero de informática, todas estas cosas son altamente subjetivas, pues no hace falta formarse ideales, conocer la cooperación de nubes, la filosofía del Código-Abierto, y todo lo demás. Sino que basta con sentarse frente a una máquina, para elaborar programas administrativos, de facturación, contables u cualquier otra de esas majaderías. Para luego patentarlo, y esclavizar a sus compradores con servicios de mantenimiento, y mejoramiento del mismo...
Hace poco me hablaron en la universidad que un profesional debe tener una base moral, y un código ético. Pero entre tantas idioteces, nunca me hablaron de un "código abierto", sino que con las diapositivas del computador el profesor exhibía niñerías y bobadas hipócritas de la ética y la moral. Se daba más clases de "orientación universitaria" que de su respectiva materia. Mientras tanto, estaba yo sentado entre el vulgo. Habiéndome olvidado del aquél instante, traía a la memoria los enconos contra el endemoniado software de Microsoft, el condenado Win7 de Bill Gates que usaban ¡en clases de Ingeniería en Informática!.

"¡No perderé mi tiempo en pensamientos vacuos!- Me dije

De todos modos, buena o malamente la carrera fue mi elección. Sin embargo ¿cuándo quise ser un mero testaferro? Llegué a la conclusión de que mayoritariamente ingeniería en informática es para aprender meramente lenguajes de programación, y para ser un esclavo no comulgado del sistema prebendario actual, donde todo antes de existir tiene un precio.
Quise ir más allá y ojeando mi pequeño libro miraba detenidamente el primer capítulo.
Como es usual, tratábase de la historia de la informática, o del manejo sistemático-automático de la información, y de la racionalización de los datos.

Página tras página observaba cada maravilla, y cada avance. No podía creer que la materia fue desarrollada inclusive antes de Cristo. Desconociéndose los actuales mecanismos del manejo de la información, civilizaciones como la China, y la Japonesa se habían ingeníadola por implementar en su cotidianidad un artilugio al que conocemos por el nombre de ábaco.
Curiosamente siendo la denominación china Suan-Pan; y Soroban la denominación japonesa, nosotros le atribuimos un término que deviene de un vocablo fenicio: "abak".
El más antiguo data desde 3500 años a.C, y fue descubierto (no en China, ni en Japón) sino en un valle entre el Tigris y el Éufrates. El ábaco chino, según estos datos, habría aparecido poco después: 2600 a.C razón por la que pienso que los orientales se prestaron de las propiedades intelectuales del medio-oriente para elaborar el antiquísimo aparato de larga trayectoria histórica. Me extrañó que no se haya encontrado las patentes del artículo práctico aquél. Sino que, por el contrario, se hizo usurpación de los derechos de autor, e in fraganti se obtuvo beneficios económicos de un trabajo honesto y con propietario. El ábaco, posible creación del Asia Menor, se diseminó globalmente perjudicando quizá la autoría de intelectual de muchos individuos.
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/e/ea/Boulier1.JPG/300px-Boulier1.JPGQueriendo saber por qué el ábaco llamábase como tal, encontré algunas posibles etimologías. En el latín era conocida como ábacus en singular, y abaci en plural. También encontré un vocablo semítico: abaq, que significa polvo. En  griego (la lengua comercial por excelencia de la Edad Antigua) existieron términos como abax, y abaxon, los cuales significaban tablas, o superficies planas. Por último en una lengua extraña, llamada Tamazig, la palabra abaq significaba semilla.
Pensar que habiéndose inventado el ábaco miles de años a.C me parece insufrible, ya que auge utilitario se mantuvo hasta en el siglo XVI, tras el cual su uso se vio aminorado tras la aparición de herramientas de cálculo más complejas y potentes. Sin embargo el ábaco sigue usándose en naciones orientales.
Tuvieron que pasar milenios enteros, para que recientemente en el sigo XVI se inventáse algo que superara al ábaco. ¿Es que el ábaco era muy rápido o la humanidad era demasiado lerda y lenta?